ENTREGA TOTAL (en el CYSSA)

Durante el proceso del regreso de HOLEM he vivido una serie de coincidencias, extrañas, felices, y sobre todo, he aprendido de todas ellas. Y he aprendido más de la naturaleza humana, de nuestra gente, que tiene algo especial, que aún no he podido definir.
 
Este grupo de amigos y mi querido primo me han permitido comprobar que a los sueños hay que perseguirlos y trabajarlos y en ese caso si, se concretan y se valora más aún el logro. Me han enseñado que aún cuando muchos pensarían que ya es tarde, todavía tenemos tiempo para dedicarle a lo que nos hace felices, porque eso nos renueva, nos moviliza, y nos hace sentir más vivos.
El sábado pasado, nuevamente, me han dado una lección.
 
Para mi, acostumbrada a enfrentar la adversidad con una sonrisa, con fortaleza y confianza, fue muy difícil encontrarme con ese querido Club CYSSA al que los años le han dejado las huellas imborrables de lo que ha sufrido el pueblo, de los años de gloria que han quedado en un pasado, y por supuesto también, en vitrinas y fotos enmarcadas, descoloridas, de personas que no reconocí.
 
Admito que me había proyectado a un CYSSA de los 70, con las imágenes en mi mente de esos años de gloria; me había proyectado a mi propia juventud, con la ilusión de volver a ser, por una noche, todos jóvenes.
 
Tal vez fue más fuerte el entusiasmo que la razón, pero no importa, porque los que estuvimos ahí, sabemos que hubo varios momentos mágicos,como el punteo del Bomba, con Europa, que siempre, siempre logra hacernos estremecer, como el abrazo con antiguos apenas conocidos y ahora amigos, con viejos amigos, con familia, y darnos cuenta que los años nos han hecho en ese modo mejores, más solidarios, más capaces y libres para expresarnos.
 
Y nuevamente, estos jóvenes maduros que me han integrado a su afecto como una más, que apostaron a mostrarnos que los sueños se cumplen, me dieron una lección de vida; porque ellos actuaron de la misma manera, con las mismas ganas y la misma entrega que lo hubieran hecho en ese CYSSA que imaginé; porque dieron lo mejor de sí, logrando emocionar a cada uno de los presentes; porque (supongo que también algo decepcionados) fueron capaces de brindar una actuación como verdaderos artistas.
 
Llega diciembre, y como todos los años, hago una suerte de evaluación de qué personas, qué cosas y situaciones han tocado mi vida, y me han ayudado a reedificar en ella. Y sin dudas, estos amigos marcan una etapa en mi, dejan experiencia, cariño, y una gran lección: no importa cuánto cueste, no importa quiénes o cuántos, aquellos que creen en nosotros, y nos acompañan en nuestros sueños merecen lo mejor. Y lo damos.
 
Pocas veces se me hace un nudito en la garganta cuando escribo. Esta vez está sucediendo. Y cierto es que es por ustedes, muchachos.
Salud, sueños, y dulzura, mis amigos HOLEM. Gracias!!
 
Pat.

 

Un día de otoño


Los ensayos se disfrutan porque son una reunión de amigos. Tranquilos, en privado, sin apuros. Este tema, "Un día de otoño" es de los recientes. Para la noche del recital bailable en el viejo y querido CYSSA, el de todas las épocas.

ECOS DEL REGRESO DE HOLEM (en su presentación del 24 de agosto de 2012)

Oscar Lacaze, Efrain Abad, Patricia Gandaria, Luis Pérez, Luis Sosa, Héctor Besco, Efrain Espinosa, e Hiram Dotta.
Y HOLEM regresó. Y fue una verdadera fiesta para – como anunciábamos- abrazar los recuerdos, para los reencuentros. Como dijimos en la presentación de la que tuvimos el honor de estar a cargo: ni los integrantes de HOLEM, ni Hiram, ni Patricia somos ingenieros, pero sentimos haber construido un puente; un puente que nos llevó de una parte maravillosa de nuestro pasado al presente, de los recuerdos a los sueños.
HOLEM regresó y fue noticia. Fue ejemplo para muchos, que retomaron asignaturas pendientes y se pusieron a hacer cosas, a recuperar tiempos, amistades, afectos.
En un alto de la presentación, se realizó un reconocimiento especial a las personas que tuvieron un rol importante para el grupo, porque es de agradecidos recordar a todos los que están detrás de cada éxito.
El semanario departamental “Noticias” tituló una nota “El regreso del legendario grupo HOLEM”, lo que emociona y enorgullece a todos quienes fueron y fuimos parte para que fuera posible. El artículo hace eco de un mensaje de nuestra página, dedicado a la gente: “Porque no nos olvidamos que la respuesta que se fue dando acá, en el blog, en la calle, el entusiasmo que mostraron y demostraron fue lo que motivó el regreso, todos los involucrados en el mismo queremos decirles, una vez más, gracias, por acompañarnos.
Y seguiremos, por más, aguante HOLEM”.

Algunas imágenes del 24 de agosto de 2012










Confirmado: el 24 de Agosto vuelve HOLEM





Primero fue una posibilidad, remota, casi casi como ese tan frecuente decir " a ver cuándo nos juntamos", y nos prometemos un café por ahí, o un asadito entre amigos. Pero esta vez se dió, y la ilusión y el amor por la música, y la amistad pudieron más. Comenzaron los ensayos y HOLEM sonaba como antes. Y ahora, precisamente cuando en todo Uruguay se celebra la "Noche de la Nostalgia", en el Club Náutico de Juan Lacaze se realizará la primera presentación de HOLEM, para "abrazar los recuerdos", y para demostrar que la voluntad y los lazos hacen que las promesas se cumplan.

P.G, julio 2012

"¡Qué triste! ¡Qué moderno!" (Carta del Chirola Falero)



Se viene HOLEM. Se viene el regreso. Siento necesidad de escribir.

Los que me conocen saben que no fue, que no es y que no será mi mettier escribir. Perdón Pat Gan y Capitán Pancho Dotto.
Hasta hoy, desde lo más profundo de mi, pensé que fui para HOLEM como Stu Sutcliffe para los BEATLES , o sea el quinto Beatle, hace poco Héctor me dijo... vos eras uno más de nosotros y por más que siempre lo pensé así, luego de 40 años, ¡me lleno de orgullo! me confirmo, me diplomo.

Mi profesión me llevó a viajar por todo el mundo y no hubo un solo día que no que no me acordara de ellos . En París , New York, Roma, Tokyo, Bali ,Londres o las Termas del Arapey.
Siempre me volvían las imágenes, los dichos, la música y los colores del Bomba,del Gallego, del Bocha y del Gringo.
Me acuerdo de todo. De las tres etapas. El comienzo, con Mario Pérez: La joven guardia, Los Campos, mucho inglés. Recuerdo cuando el Bomba consiguió un equipo y le tocó una canción al Gringo desde la sala de ensayo. Estábamos en segundo de liceo, en clase, y el Gringo saltaba del banco feliz. Era la señal, el código. Eran los primeros bailes, los cumpleaños de quince, las primeras novias. La segunda etapa, con Ricardo Martínez, no había inglés, había Kanoo y los Bulldogs, Hojas , y había muchos temas propios; tercer puesto en el festival de Nueva Helvecia con “María busca una flor”. Tercera etapa, con Gonzalo Pérez, mucho Alma y Vida, Sui Generis, Psiglo, Tótem, Pedro y Pablo y vuelve el inglés. Mucha influencia de los Charmers. Entre baterías Caf, Colombo,guitarras y bajos Fenders, equipos Farfisa, Meazzi, Shaffner y Fenders; entre la Ciao,la Honda 50, el shampoo Nonalin, el Clinic y el Sedal limón fue transcurriendo la manera de ser HOLEM. La panadería de Efrain, la fiambrería del Bocha, la forma de vestir, la manera de hablar... ¡¡¡Qué triste!!!...¡¡¡Qué moderno !!! ¿Se acuerdan?. Para mi fueron los mejores. Ni The Fire Birds, ni Hojas, ni los Charmers , ni los Beatles, ni los Rolling Stones. Ornella mutti, Kim Bassinger o Gwennet Paltrow, fueron nunca más lindas ni las quise tanto como a mis amigas de los 15,16,17 años, ¿se entiende? . No solo era la actuación, disfrutábamos de los ensayos, era una forma ser, de vivir. Eran y éramos muy amigos. 
 
Voy a contar algo que ocurrió una vez, en el mejor momento de la orquesta, (como le decíamos, no le decíamos grupo ni banda), agentes internos y externos los quisieron separar. Fui testigo absoluto, mis 16 años estaban conmovidos, participé en silencio, de parados ,en la esquina de la plaza, frente al Banco República, del Bomba y el Bocha y del Gringo y el Gallego. La charla duró 5 minutos. La amistad, la familia, lo vivido, lo por vivir, primaron ante lo deshonesto. Ese momento, a los 16 años, me marcó para toda la vida. Me fui caminando con el gringo para la casa, en silencio... Con el tiempo comprendí que ese fue uno de los momentos de mayor amistad, amor y hermandad que
Me tocó vivir. Voy a escribir de ellos,


Efrain Espinosa - el mayor, un músico increíble, influencia jazzistica nata, le aportó al grupo su impronta, su experiencia y lo hizo crecer. Cable a tierra. Un tipo bárbaro.


Efrain Abad - el Gallego, además de mi amigo, era el batero que más me gustaba. En un baile, en un club del Rosario, no recuerdo cuál era, tocamos con Psiglo. Se animaron, en presencia de Psiglo ¡¡a tocar canciones de ellos!!! Recuerdo que Gonzalo Farruggia mirándolo dijo... Es muy concreto y efectivo. ¡Un pibe de 16 años!



Óscar Lacaze : él no lo sabe,me encantan los relojes gracias a él. Algún día se lo contaré. Un gran amigo. Recuerdo las charlas en la fiambrería, y de cuando faltaba la maestra de jardinera y nos mandaban a sexto me sentaba con él y con Mildred Muller, su compañera de banco. El me ponía su reloj de malla elástica. El bajista. Te admiro, Bocha.


Luis Pérez - Amigo. Vecino. Desde jugar a los soldaditos,autitos,a todo. Recuerdo cuando el gordo Cedrés le trajo la guitarra Daian de Buenos Aires. Yo estaba ahí. Su primera guitarra eléctrica. Causó conmoción. Parecía que le hubieran traído una Ferrari o un Lamborghini. Hace unos años aquí en Montevideo, en un casamiento, actuaba Hojas, me puse a hablar y recordar con uno de ellos y coincidimos en que el Bomba no tenía techo. Fue la mejor primera guitarra que hubo en Colonia. Una noche fuimos a ver al cine el Festival de Woodstock. Al otro día fuimos al ensayo y el Bomba estaba haciendo el solo de Santana de Sacrificio Soul. Quedé mudo.


Héctor Besco - lo dejé para el final porque se me hace difícil escribir sobre él.
Conocí a Hetitor, al Chinchu, al Gringo y a Héctor. Somos amigos desde los 4 años. Después de 35 años me di cuenta que era el hermano que no tuve.
Cuando hablo con él es como hablar conmigo mismo. La mejor guitarra rítmica.


No se si estaré con ustedes físicamente, en el regreso, pero no les quepa la menor duda que estaré pintando el bombo con flores, enchufando los plucks, dándoles las púas, ajustando la cámara de reverberancia, probando el sonido y ... con ustedes. COMO SIEMPRE LO ESTUVE. 

Chirola.
 

HOLEM SE PREPARA PARA EL REGRESO.




Los años podrán pasar, pero el entusiasmo no tiene edad ni límites. El equipo de HOLEM sabe de la expectativa de la gente por su regreso, y está poniendo tiempo, entusiasmo y profesionalismo en cada ensayo.
Cuando uno pone el corazón en lo que hace, es cuando realmente está cumpliendo con la profesión humana, y en este caso, se da, ampliamente esta premisa.
Privadamente y esmeradamente, como se suele decir, “sin prisa pero sin pausa”, se están llevando a cabo los ensayos para que cuando HOLEM se presente, se oiga como todos esperan y merecen.
Así lo sienten, así debe ser, y asi lo están haciendo.
Pronto habrá novedades. Muy pronto.

P. G. (julio 2012)


El representante natural de HOLEM




A Hiram Dotta se lo reconoce entre otras cosas, por su organización y su persistencia; por el empeño que pone en llegar a los objetivos, propios o ajenos. Él también, como la mayoría de los que hemos aprendido que uno está realmente vivo cuando siente que le queda mucho por hacer, tiene sueños. Él también se va trazando un camino que se dirige a ellos, y esta vez, empezó a recolectar sueños ajenos, que se fueron tejiendo primero en conversaciones entre amigos, y después, poco a poco, en lo que se convirtió en una especie de cruzada por recuperar una parte de la historia de una generación de lacacinos y colonienses: lograr el regreso de HOLEM.  
                                         
Porque lo conozco, porque es mi primo y lo quiero, es que le dije que me iba a sumar para dar una mano en la comunicación de esta suerte de “recorto y pego” que estamos haciendo en nuestras vidas, y cuando en su momento, ya logradas las reuniones preliminares y realizado el primer ensayo me comentó que tal vez nuestra misión ya estaba cumplida, Héctor y Efrain nos dijeron “ustedes no se van, están con nosotros”.
 
A Hiram también se lo reconoce por su carácter, y porque no anda con vueltas cuando tiene algo para decir; él aspiraba a ser nada más -y nada menos- que un espectador de lujo, uno más de los que disfrutara nuevamente las canciones de HOLEM, en primera fila, con la satisfacción y la alegría de haber sido impulsor de este regreso; pero “los HOLEM ´s” lo han considerado su representante natural, el vocero, el relacionista público del grupo, y él lo ha aceptado, con emoción y con orgullo. Y seguramente, con un nudito en la garganta cuando le conté que Héctor Besco me dijo, en generoso gesto: la H de HOLEM, ahora es también por Hiram Dotta.


Patricia, junio 2012.

MI CIUDAD (a través de otra ventana)



A mi ciudad, Juan Lacaze, prefiero llamarla mi pueblo, porque la siento mucho más cercana, porque entiendo que es precisamente el sentimiento colectivo lo que la hace pueblo.

Hace un rato escuchaba una de las canciones que más me gustaba en mi adolescencia, aquella del grupo Hojas, “mi ciudad a través de la ventana”, y recordando su estribillo, que hablaba de la gente, que se olvida de la gente, que cada uno está en su mundo, indiferente a los demás, pensé: “qué paradójico, lo que está sucediendo en mi ciudad desde que se comenzó a hablar del regreso de HOLEM”. Nuestra gente empezó a acordarse, a importarse, a conocerse, a comunicarse.

Hoy la tecnologia nos permite mantenernos “a la distancia de un click”, enlazar nuestras vidas con otras, remover recuerdos, compartir pensamientos, novedades, sentimientos. Y es gracias a esa tecnologia que, como tantas otras personas, me he reencontrado con mi gente, familia, algunos amigos, algunos apenas conocidos, con quienes ahora hemos generado lazos y comunicación frecuente. Y me he sentido cerca, gracias a ese click de distancia y a la voluntad de querer estarlo. 

Como dicen, hay un tiempo para cada cosa,:tiempo de andar, tiempo de deshacer lo andado, y tiempo de volver a andar. Y es esta voluntad, este deseo de concretar el regreso de HOLEM una de las cosas buenas que le ha sucedido a mi gente en los últimos meses. Y se nota; en lo que se habla, en lo que se canta, en lo que se oye y en lo que se escribe. Se nota en lo que se comparte y en lo que se siente.

Ya no le encuentro el mismo significado a esa canción de Hojas. En mi ciudad, pareciera que la gente estaba esperando una excusa, un motivo para demostrar que no es indiferente, que se importa, que aunque estemos lejos tenemos mucho en común, y sobre todo, que queremos recordar juntos, y volver a vivir lo que nos hizo felices.
Y qué bueno es haber encontrado ese motivo, qué bueno es este camino en tiempos de volver a andar, y ver que se van sumando tantos. Pronto tendremos algo más para celebrar. En mi ciudad, la gente no se olvida de la gente. Y eso me encanta.

P. G. (junio 2012)

La 1ra. voz de HOLEM





A Luis Sosa, ex voz del Grupo Arenas, en Juan Lacaze lo conocen como “Coco”.

Cuando los músicos de HOLEM se reunieron como buenos amigos para conversar sobre los “viejos tiempos” y sobre esa posibilidad, un tanto remota de volver a juntarse, invitaron y eligieron a Coco, luego de haber evaluado otros nombres.

El domingo 3 de junio tuve oportunidad de oírlos ensayar, y de comprobar personalmente por qué HOLEM suena como antes: porque son amigos, porque hay entre ellos una corriente de afinidad que no se ha quebrado con los años. Y pude percibir que Coco encaja perfectamente dentro de esa corriente afectiva.

Muchas veces me pregunté la razón de todo este movimiento que se ha generado en Juan Lacaze, y en varios lugares del mundo donde hay gente de Juan Lacaze con motivo de la vuelta de HOLEM. Ahora diría que puedo asegurar que es la afectividad, los lazos invisibles, indestructibles en el tiempo, y la casi necesidad humana de encontrarse con los propios recuerdos, mano a mano, sin las asperezas o competencias de los años jóvenes.

La música de HOLEM y la voz de Coco Sosa prometen. Ya se palpa, ya se percibe: los lacazinos en el mundo sentirán una vez más que los sueños se alcanzan, cuando las ganas no conocen fronteras.  P.G. (junio, 2012)



 

El regreso de HOLEM, en imágenes.


Cuando comenzamos a hablar sobre el regreso de HOLEM, y decidimos armar una página para colaborar con la difusión, nunca pensamos que se daría un movimiento tal que hoy, apenas poco más de un mes después de reunirnos, luego de los primeros ensayos estamos recibiendo permanentemente manifestaciones de apoyo y cariño, las que nos impulsan a seguir adelante con nuestros sueños y con los sueños de nuestra gente.

 

En este tiempo, hemos compartido imágenes, con amor y con humor, como forma de mantener un diario contacto con aquellos que nos siguen, al firme, como para que no le aflojemos, ni un poquito, a la preparación de esta vuelta, que cada vez, está más cerca. 

 

Hemos recopilado esas imágenes, con la canción original que HOLEM interpretara al iniciar su primera actuación en el Club CYSSA de Juan Lacaze, el 17 de julio de 1971.


P.G. mayo 2012.


PRIMER ENSAYO



Parece que después de tanto insistir, lo que en principio fue sólo una idea, como el germen de un sueño, como esos comentarios que se dicen en rueda de amigos, y luego rara vez se cumplen porque se van dejando para más adelante, hoy podemos decir que el regreso de HOLEM ya está en tiempo de gestación, que integrantes del grupo se han reunido porque su gente quiere reencontrarse con los recuerdos, porque quieren demostrar que es posible trascender a través de elementos, como la música, que hacen bien a quien la interpreta, a quien la siente, y a quien la comparte.


 


Sin presiones, sin apuros, comenzaron los ensayos, y con ellos, una verdadera recuperación del entusiasmo. El amigo, mi primo, principal promotor de la idea del regreso, tuvo el privilegio de acompañarlos en el primero. Y después, me dijo, con una voz en la que pude percibir cierta emoción “ no sabés lo lindo que suena HOLEM”, y esa misma emoción estoy sintiendo al escribir estas líneas que son como una especie de relleno nomás, de algunas fotografás que documentan esa mañana de domingo en la que estuvieron esos chicos grandes, chicos otra vez, haciendo su música, que salía como si hubieran seguido juntos siempre. Los músicos de HOLEM, la música de HOLEM, los recuerdos de una generación. 

(P.G. mayo 2012) P.GP

 

De "MUSEO PUERTO SAUCE"


Apenas iniciado el blog tributo para HOLEM, ya estábamos recibiendo mensajes, adhesiones, y unos cuantos amigos se pusieron a buscar en viejos álbumes de fotografías. Hay muy poco de esa época, o no se encuentra, pero nos ha llegado material gráfico que queremos compartir.
 










Agradecemos especialmente a Pablo Poses y al Museo Puerto Sauce, que generosamente nos ha hecho llegar este pedacito de historia: fragmentos de uno de los artículos del periódico Reporter, en que se anunciaba una presentación de HOLEM, en su tercer aniversario,  en el Club CYSSA.
P.G., mayo 2012

"The year of the cat" (versión breve)

Cada canción contiene su propia historia, fruto de la imaginación, o de una realidad sazonada con el espíritu, la percepción y la fantasía del artista.  Algunas canciones, como ésta, tienen su origen en una situación diferente a la que se cuenta, o que se percibe al oírla.  Esta versión breve, fue editada especialmente para quienes conocen o han leído  la historia de "El año del gato", que  contamos en otro artículo, y que quieren oír nuevamente, la versión que de ella hiciera HOLEM  en 1976..

P.G. mayo 2012

Y vamos, retomando el camino...


El regreso de HOLEM se ha sentido como una forma de “abrazar los recuerdos”, de mostrar que si hay algo que el tiempo no puede llevarse es el entusiasmo, la ilusión y la fuerza para alcanzar los sueños; como una voz que repite: “es posible, es posible”.

Algo de historia...



En la década de los 70´ un grupo de jóvenes estudiantes formó una banda de rock, romántico, progresivo o comercial, como se le llamaba, que marcó fuertemente toda una generación.
En momentos especiales que vivía el Uruguay, con un gran control de la expresión, la vestimenta, las posibilidades de salidas o reuniones, HOLEM fue la banda que más convocaba a las veladas bailables de la ciudad de Juan Lacaze y el departamento de Colonia.


A principios de 1971, estos chicos educados, de buenas familias que los apoyaron para hacer su música, ensayaban en la casa de los abuelos de uno de ellos, al lado del liceo local, y cuya directora se hacía presente con frecuencia para pedirles que “bajaran el volumen”.

 En cierto modo, era un poco extraño, oír a estos jóvenes cantando canciones de Sui Géneris, Totem, Los Delfines, The Beatles, Banana, Alma y Vida, Los Gatos, y ¡Psiglo!, muchas de cuyas canciones estaban censuradas, y sin embargo, ellos las ensayaban junto al anexo del liceo, y cantaban en el legendario Club social y deportivo CYSSA, ¡casi enfrente a la comisaría!!

El nombre HOLEM surgió de la combinación de las iniciales de los suyos propios: Héctor (Besco), Oscar (Lacaze), Luis (Pérez Epis), Efraín (Abad) y Mario (Pérez Zuloaga). Mario estuvo con ellos poco tiempo, en su lugar entró Ricardo (Martínez), y finalmente quedó la voz de Gonzalo (Pérez Galván) y Efraín (Espinosa) en el órgano, hasta que  por diferentes razones, el grupo se disolvió.
Por los temas que interpretaban, por cómo lo hacían y por la cuidadosa selección de los sitios donde se presentaban, HOLEM se fue posicionando, tanto en Juan Lacaze, como en el departamento, como el grupo infaltable en todo baile social importante, muchos de los cuales se anunciaban “de gala”, aquellos que se realizaban en la noche previa a la celebración la jura de la Constitución, 18 de julio, de la Independencia de nuestro país, el 25 de Agosto, en que se coronaba “Miss CYSSA”, y el de la bienvenida a la primavera.

Recopilando información para el inicio de esta página tributo, me he enterado de un dato por demás curioso: el debut del HOLEM, fue el 17 de julio de 1971: el día 17 del mes 7 del año 71.

17771. para las personas que no creemos en coincidencias este no es un dato menor; se lee igual de izquiera a derecha, y de derecha a izquierda; del inicio al final y del final al inicio. ¿Sugerirán estos números un seguro regreso, tal como muchos lacazinos están tratando de lograr? Esperemos que sí. Que este renacer de HOLEM sea una suerte de renovación de tantos amores que se iniciaron oyendo su música; para que sea también como un viaje a la nostalgia y al recuerdo, para traer a nuestras vidas actuales un “souvenir”, de modo que conozcan las generaciones más jóvenes un pedacito de nuestra historia, ésa que en los ´70 talló hondo, por diferentes razones, en las vidas de la gente de la querida Juan Lacaze, y del país.

Esta página a HOLEM es una excusa, un motivo para reunir a los nostálgicos de esa época, y a los que crecieron oyéndonos entonar – o desentonar- estas canciones; esta página pretende ser un sitio de reunión para rememorar temas que movilizan las neuronas y las fibras de nuestras almas.

Esperamos ofrecerles fotografías, vídeos, anécdotas, historias, para seguir compartiendo, haciendo de esta página, un “rincón de los 70”, junto a HOLEM.

Patricia Gandaria.  Abril 23, 2012

"El año del gato". (historia para leer y oír a la vez).


Mientras en Uruguay se denominaba a 1975 como el Año de la Orientalidad, conmemorando los hechos históricos de 1825 que llevaron a nuestra independencia, los creyentes en la astrología china transcurrían según el “año del gato, o año del conejo”, tiempo que se supone sin estrés, como un año de relax, de paz y amor, sin energías negativas y que puede verse también como “para vivir el momento”.

            
Al Stewart, autor de la canción “El año del Gato” compuso la misma en 1975 y según datos fue inspirada diez años antes, a raíz de triste interpretación de un comediante, que sumido en su decadencia por el abuso del alcohol comenzó a hablar de sus problemas y su sensación de fracaso, ante un teatro que reía pensando que era parte del espectáculo, sin entender tal vez, ese desesperado intento del comediante por sobrevivir a las exigencias de un público que ya no festejaba sus chistes. Tal vez Stewart, en su sensibilidad de artista fue el único en captar la esencia de ese grito del comediante Tony Hancock, y comenzó entonces a escribir esta canción, que hablaba de las “lágrimas, que caen como luvia sobre el escenario”. Dos años más tarde, en 1968, muere Hancock a raíz de una letal combinación de alcohol y pastillas, y Al Stewart decide “guardar” su canción, para no aprovechar el infortunio del comediante en su beneficio, y no fue sino hasta que viendo la película Casablanca, se le ocurre retomar la canción archivada, realizando algunas modificaciones de manera tal que muchos no perciben cuál fue en realidad, la situación que dio origen a la misma.
La letra relata la historia de un turista que conoce una joven hippie que lo enamora, viven una noche de máxima pasión, y él pierde el bus al día siguiente. Es decir, vivieron el momento, en ese 1975, en el año del gato.

El año del gato” fue el 1er single de Al Stewart, logrando entrar en el Top 10 en las listas en Estados Unidos.

Fue una de las canciones elegidas por HOLEM para ser interpretada en sus actuaciones, y disfrutadas por sus seguidores.

(fuente de información: Jimmy Jazz, y su página: detrasdelacancion.blogspot)

 
THE YEAR OF THE CAT
On a morning from a Bogart movie
In a country where they turn back time
You go strolling through the crowd like Peter Lorre *
Contemplating a crime
She comes out of the sun in a silk dress running
Like a watercolour in the rain
Don't bother asking for explanations
She'll just tell you that she came
In the year of the cat.

She doesn't give you time for questions
As she locks up your arm in hers
And you follow till your sense of which direction
Completely disappears
By the blue tiled walls near the market stalls
There's a hidden door she leads you to
These days, she says, I feel my life
Just like a river running through
The year of the cat

She looks at you so cooly
And her eyes shine like the moon in the sea
She comes in incense and patchouli
So you take her, to find what's waiting inside
The year of the cat.

Well morning comes and you're still with her
And the bus and the tourists are gone
And you've thrown away the choice and lost your ticket
So you have to stay on
But the drum-beat strains of the night remain
In the rhythm of the new-born day
You know sometime you're bound to leave her
But for now you're going to stay
In the year of the cat.